El tabaquismo es un problema actual de salud pública, por la cantidad de personas que afecta a nivel mundial. Tener conciencia de la dimensión del problema posibilita diseñar estrategias para combatirlo de manera eficaz y el diseño de políticas serias e intensas de prevención.
Existe normativa desigual en cada país sobre las posibilidades de fumar en ambientes cerrados y compartidos con otras personas. La presencia de carteles de prohibido fumar es indicativo de esta
advertencia para las personas fumadoras de que se debe contener la adicción de fumar en ese espacio.

Los carteles de prohibido fumar con el característico cigarrillo con una línea que lo atraviesa no deja lugar a dudas sobre la imposibilidad de encender un cigarrillo. Pero siempre existen personas a resistirse a cumplir con la reglamentación vigente y el respeto a las personas de su entorno.

El tabaquismo pasivo se produce por la contaminación ambiental del humo de tabaco que genera efectos similares a la persona que fuma. Por este motivo, se debe enfocar las estrategias a combatir  la contaminación de los ambientes públicos para disminuir el riesgo de problemas de salud importantes. Esta situación se ve aumentada por la exposición gran parte del tiempo con una contaminación permanente de humo de cigarrillo
 

Los carteles de prohibido fumar constituyen una advertencia permanente, que pasa desapercibida para el no fumador. Esta cuestión de respeto del espacio compartido debe ser adquirida por los fumadores para el beneficio de la salud colectiva. Así que no hay olvidar de recordar en todos los ambientes que
existe la prohibición de contaminar con humo de tabaco a través de carteles de prohibido fumar.
top